La principal conclusión que se desprende de los relevamientos “es que en estos dos años se quebró la tendencia a la movilidad social ascendente, visible hasta 2015”, aseguraron Luis Dall’Aglio y Norman Berra, responsables de la consultora. Delfos asesora con sus servicios al sector privado y también a dirigencia política de distinta extracción partidaria.

El trabajo apunta, asimismo, que la clase media alta (C1) integrada por directivos, ejecutivos de empresas, profesionales y rentistas, entre otros, mantiene su participación en la pirámide. Tenía un 15 por ciento en 2015, cayó a 14 por ciento en 2016 y volvió al 15 el año pasado.

Tampoco la denominada clase alta (AB) movió sus porcentajes. Dueños de empresas, altos directivos de grandes compañías e inversores financieros representan el cinco por ciento de la masa social de modo inalterable. En 2006, cuando se renovó el índice de nivel socioeconómico, eran el seis por ciento.

 

Fuente: La Voz