El acto conmemorativo por el 39º aniversario de la gesta de Malvinas se realizó ayer en la localidad de Monte Caseros. Unos veinte minutos después del inicio y cuando Carlos Enriori, presidente del centro de veteranos Avá Ñaró daba un sentido discurso, comenzó a recibir insultos de parte de alguien del público.

Fue cuando denunciaba los atropellos que sufrieron los conscriptos en las islas por parte de superiores.

Se vivió un clima de tensión que no pasó desapercibido por el público que se volteó a ver lo que pasaba. 

Sin hacer caso omiso, Enriori respondió a las críticas visiblemente enojado. 

El pasaje del escrito que leyó el excombatiente y que causó la polémica fue el siguiente:

"Un ejército que lucha debe permanecer unido codo a codo, enfrentar al enemigo juntos, dormir, comer, permanecer en guardia e inclusive replegarse, debe ser informado y acompañado por sus jefes de tropas, todos armados y en las mismas condiciones para llevar a cabo la tarea de la mejor manera posible, defender la patria con la vida. Nada de esto ocurrió, los soldados conscriptos debían enfrentar primero a sus jefes, buscar comida por sus propios medios, desde robar en el rancho (llamado así a la cocina del regimiento), hasta matar ovejas para comer, siempre y cuando no era descubiertos por sus jefes, de lo contrario eran torturados y expuestos a todos los demás soldados como ejemplo de disciplina, estaqueados en la intemperie, bajo la lluvia, bajo el viento y bajo el frío y mucho de ustedes lo hicieron”.