Es el riesgo de ponerle un micrófono al primero que pase para que opine de cualquier cosa porque nunca se sabe con qué puede salir. Por eso en el canal de noticias del Grupo Clarín hay una norma para actuar cuando el entrevistado está diciendo algo que les resulta inconveniente.

Es de manual, tanto la desesperación de la cronista de TN que no sabía cómo hacer callar al hombre que se deshacía en elogios hacia el Presidente y el Gobernador de la provincia de Buenos Aires por la exitosa campaña de vacunación, como el director de cámaras del canal de noticias yendo a un plano general de la playa para quitarle efecto a las palabras y poder sacarlo de cuadro.

Fuente: Diario Registrado