El humorista Salvador Maximino Ciliberto, más conocido como "Toti" Ciliberto, reveló una anécdota paranormal que dejó sin palabras a Andy Kusnetzoff en el aire de Telefe. Es que el protagonista de 59 años contó cómo fue el momento en que su padre falleció y lo que le ocurrió al tener que ir a decirle a su abuela "que su hijo había muerto".

"Se estaba muriendo mi viejo de cáncer, con una cosa muy particular en el medio porque a él le gustaba mucho el tema de los extraterrestres, la energía. La cuestión es que se moría mi viejo, yo era grande e iba a cortar el cordón por primera vez. Yo tenía que ir a decirle a su madre, mi abuela, que su hijo había muerto. Hasta hace un momento no sabía nada, la teníamos aislada de la situación", recordó "Toti", quien estaba siendo escuchado con atención por Andy Kusnetzoff y los invitados del último sábado.

Acto seguido, Ciliberto reveló un detalle que fue el más sorprendente de todos: "Ni bien él murió, te juro que sentí una mano en la cabeza, un alivio. Y yo dije 'no soy yo el que está ejecutando', ya me conozco. Y fui con tranquilidad a decirle a mi abuela que desde ese momento, hasta que murió, me llamó por el nombre de mi papá. Nunca más me llamó por mi nombre".

"Sentí que esa energía era él que me estaba dando una mano", cerró "Toti", quien con sus palabras logró llegar al corazón de los invitados y de Andy Kusnetzoff. Generalmente, el conductor escucha y empatiza con las experiencias de este tipo que se cuentan en el programa que conduce desde hace ya varios años en Telefe.

 

Santi Maratea y la cruda confesión sobre el suicidio de su madre

Con una claridad absoluta, Santiago Maratea reveló qué le sucedió a su madre: "Mi mamá se suicidó y para mí eso es muy interesante porque me obliga a mí a incluirme en el proceso de la muerte de una madre. Y el respeto, ella lo decidió, no lo entiendo y me dolió mucho, pero el gran desafío mío es respetarla a ella que fue muy juzgada toda la vida, por su forma de ser o su entorno que juzgaba tanto. Yo siempre le decía 'alejate de esa gente, que es una mierda.'  Ella era igual, ella hablaba de los vecinos, de cómo se viste el de al lado... Y yo siempre la banqué, con lo que ella decidía y por ahí los vecinos criticaban".   

En tanto, Maratea señaló que le fue muy complicado dar un discurso en el funeral de su madre: "Me pasó que en el entierro tuve que hablar y estaba toda esta gente... Y yo decía: 'Qué injusto' porque ellos se van a ir de acá diciendo 'mirá como terminó Mariana, qué le habrá pasado'".

Fuente: El Destape