Tras la obtención de la conformidad de sus acreedores, la Justicia dispuso el fin de la quiebra de Oil Combustibles, a la que fue empujada a partir de la asfixia financiera a la que fue sometida durante el gobierno de Mauricio Macri.

La empresa publicó un comunicado en referencia a lo sucedido:

“Este logro es el resultado del incesante esfuerzo del Grupo Indalo para que Oil Combustibles S.A. y el resto de sus empresas puedan iniciar una nueva etapa, recuperando aquello de lo que fue despojado de manera ilegal. El Grupo Indalo comienza a partir de hoy un nuevo camino -sin olvidar todo lo que pasó-, con la convicción inquebrantable de haber apostado siempre al crecimiento sustentable de nuestras empresas, sus trabajadores, proveedores, clientes, y comunidades en las que desarrollamos nuestras actividades desde hace más de treinta años”, aseguraron.

“Con la colaboración incluso de colegas de otros medios de comunicación -que jamás se pusieron en el lugar de los trabajadores de nuestros medios que vieron en riesgo su fuente laboral instalaron en la opinión pública la falsa idea de que Oil Combustibles S.A. nunca había pagado sus impuestos y, por consiguiente, adeudaba al fisco nacional miles de millones de pesos. Todo ello era falso. Pero el daño ya estaba causado. Ante las denuncias mediáticas, los proveedores de insumos críticos de la Refinería San Lorenzo eliminaron inmediatamente el crédito comercial, exigiendo el pago anticipado de productos, todo ello, por más de U$S 200 millones mensuales”, subrayaron.

A su vez, recordaron que “la campaña mediática impulsada desde el gobierno del entonces presidente Macri provocó un daño en la imagen de Oil Combustibles S.A., que le quitó porciones importantes de mercado, ya que los consumidores elegían otras bocas de expendio, reduciendo la venta y disminuyendo los ingresos. Así, varios operadores de la red de comercialización abandonaron a Oil Combustibles S.A.”.

“Todo parte de un plan orquestado desde las máximas autoridades del anterior gobierno. Toda esta situación derivó en una profunda crisis y destrucción de valor del Grupo Indalo, cuyas empresas también fueron forzadas a presentar concursos preventivos, que en la actualidad ya han sido superados, gracias a la confianza de sus acreedores y trabajadores.

Si bien no es objeto de este comunicado hacer un revisionismo histórico de todas las ilegalidades a las que el Grupo Indalo fue sometido (que ya han sido denunciadas ante las autoridades correspondientes), sí debemos dar el contexto de la importancia de lo que estamos comunicando hoy”, subrayaron.

Luego, agradecieron “a los trabajadores de la compañía, que fueron los primeros que sufrieron las injusticias que se cometieron contra el Grupo Indalo en estos años. A sus familias, a los clientes y proveedores con los que hemos trabajado durante tantos años, por el apoyo incondicional. Pasado este difícil proceso, estamos convencidos de que debemos seguir apostando por la República Argentina, como lo hicimos desde el principio. Por ello seguiremos invirtiendo en el país y en su gente”.