Tras su resonante triunfo por 3-0 ante Estados Unidos, el seleccionado argentino masculino de vóley venció a Italia en el tie break por 3-2 y se clasificó a las semifinales de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El conjunto italiano ganó el primero 25-21, mientras que el equipo argentino se recuperó e igualó las acciones con un 25-23. La tercera manga quedó para los sudamericanos por 25-22. El cuarto período quedó para los europeos por 25-14. En la definición, Facundo Conte le dio el punto final a la Argentina para el 15-12. Ahora, deberá esperar por el ganador de Polonia y Francia para conocer su rival en la próxima ronda.

Un partido que tuvo todos los condimentos y una definición inolvidable. En Tokio, el combinado europeo se apropió del primer set con un 25-21 en un trámite cargado de paridad, pero en el que lograron sacar la ventaja y cerrarlo sin fisuras repartiéndose los puntos en las figuras de Gianluca Galassi, Osmany Juantorena e Ivan Zaytsev, principalmente.

El segundo parcial fue tan intenso como el primero. Los italianos presionaron con el saque, pero los dirigidos por Méndez se mantuvieron en juego gracias a los puntos de Ezequiel Palacios. El número 13 de Argentina asustó a todos cuando, luego de sumar el punto 21 para la Albiceleste (21-19), en el descenso pisó a Sebastián Solé y se dobló el tobillo derecho. Luego de ser atendido por los médicos, siguió en la cancha hasta el 25-23.

Los festejos de los jugadores después del histórico triunfo ante Italia (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

En el tercer set se vio la mejor versión del juego argentino hasta el momento. Con un brillante Luciano De Cecco, protagonista de varias acciones ofensivas individuales que terminaron en puntos para Argentina, sumado al ataque furioso de Facundo Conte y Palacios, el conjunto nacional sacó máxima de cinco puntos a la mitad del parcial (12-7) Acto seguido, los italianos se recuperaron, pero Argentina cerró mejor y se llevó el set por 25-22.

El cuarto parcial fue todo de los italianos, que se adelantaron rápido en el marcador y lo terminaron rápido con un contundente 25-14. Frente a esto, el entrenador argentino decidió preservar a varios de los titulares a la espera del tie break. La última manga fue con el corazón en la mano. La selección argentina estuvo abajo por dos puntos, pero sacó a relucir su mejor juego en el cierre para lograr una victoria inolvidable para todo el vóley argentino.

Argentina deberá verse las caras en semifinales con el triunfador de la llave que componen Francia y Polonia. Por el otro lado del cuadro, la semifinal será entre Brasil (le ganó 3-0 a Japón) y el Comité Olímpico Ruso (venció 3-0 a Canadá).

Los festejos de los jugadores argentinos (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

El camino del equipo nacional en estos Juegos empezó con una derrota ante Rusia (3-1) y una dolorosa caída en un partidazo 3-2 contra Brasil -actual campeón olímpico-. El conjunto albiceleste se repuso a estos golpes y con autoridad le ganó un muy buen encuentro a Francia por 3-2 y luego sumó su segundo triunfo ante Túnez (3-2) luego de revertir dos sets abajo. El último escollo de Argentina en el Grupo B, uno de los más difíciles, fue Estados Unidos.

Cabe destacar que la Albiceleste tuvo su punto deportivo más alto en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, cuando el equipo nacional venció a Brasil 3-2 en el duelo por el tercer puesto y se apoderó de la medalla de bronce. Después de Sydeny 2000, la última vez que el seleccionado masculino se posicionó entre los mejores cuatro de los Juegos Olímpicos, de la mano de Conte, De Cecco, Palacios, Solé y compañía, el vóley argentino está entre los mejores del mundo.

Fuente: Infobae