En octubre del año pasado alrededor de 170 familias de la Villa 31 se mudaron al barrio YPF, un complejo de viviendas sociales que construyó el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. De acuerdo a lo establecido, los compradores deberán abonar 360 cuotas fijas para adquirir la propiedad aunque, en apenas un puñado de meses, comenzaron a advertir problemas en la infraestructura: filtraciones, falta de duchas, caídas de paredes, son algunas de las denuncias más comunes.

Los vecinos llegaron desde el Bajo Autopista con la premisa de mejoras en las condiciones habitacionales aunque, según precisaron, «no es así». «Los edificios tienen problemas de inundación, desbordes en los desagües cloacales y problemas de electricidad», contó este martes el legislador del Frente de Todos, Santiago Roberto, al programa ‘Brotes Verdes’ de C5N.

De acuerdo a las denuncias de las personas del barrio YPF, las casas tienen paneles fotovoltaicos y termotanques solares que, en lugar de dar sustentabilidad, «hacen saltar las térmicas". "Antes vivíamos normal, por lo menos teníamos duchas. Acá no, nos bañamos con tachitos", señaló una vecina, al tiempo que otra agregó: "Se filtra agua por las chapas que desprenden el durlock que separan los ambientes".

No obstante, desde Ciudad reafirman que la "calidad de las viviendas es muy buena" con elementos de construcción de alta tecnología mediante el sistema Steel Frame que garantiza "mayor aislamiento y regularidad térmica". Sin embargo, desde la Villa 31 insistieron en lo contrario: "Lamentablemente sufrimos esta transformación. Las viviendas no son los que parecen, por fuera son muy lindas pero si te acercas te das cuenta como son".