Marcelo Sebastián D’Alessio terminó la semana con una buena noticia. El tribunal que lo condenó por la extorsión al empresario Gabriel Traficante le concedió la excarcelación, pero no saldrá en libertad porque sigue en prisión preventiva en la causa de espionaje que tramita en Dolores. Sin embargo, la decisión del Tribunal Oral Federal (TOF) 2 le da envión para su objetivo de la próxima semana: que lo acepte como arrepentido el fiscal Juan Pablo Curi y que lo avale el juez Martín Bava.

D’Alessio realizó otra movida en las últimas horas. Su abogado Claudio Fogar presentó un escrito ante la fiscalía de Curi, anunciando que D’Alessio quería buscar un acuerdo como arrepentido. La intención de D’Alessio era lograr una autorización para dejar la cárcel de Ezeiza e ir en persona Dolores para entrevistarse con Curi. El fiscal accedió a la audiencia: será el jueves, pero a distancia.

Hacia finales de 2019, Curi aceptó a D’Alessio como arrepentido. Sin embargo, Ramos Padilla no homologó el acuerdo. Dijo que no se trataba de una “permuta”. La Cámara Federal de Mar del Plata lo respaldó. La expectativa es que D’Alessio aporte algo que no haya sido revelado por la abundante prueba reunida en el expediente. Si el fiscal volviera a aceptarlo como arrepentido, ese acuerdo debería ser validado por el juez Bava, que tiene entre sus manos en este momento la situación procesal de Mauricio Macri en otra causa de espionaje --la del ARA San Juan--.