La Selección Argentina logró sacarse una dolorosa espina. Luego de 28 años de tanta espera, el equipo liderado por Lionel Messi se consagró campeón en una final épica para el recuerdo: le ganó 1-0 a Brasil, en el mítico estadio Maracaná, y se quedó con la Copa América 2021. Tanto Víctor Hugo Morales como otros periodistas ofrecieron un relato sumamente emotivo a minutos del final de la consagración.

A través de Radio Nacional, y antes de que el árbitro diera el pitazo final del partido, Víctor Hugo brindó un testimonio verdaderamente espectacular: "Es el retorno a las grandes victorias argentinas tan escasas para generaciones que nunca vieron una vuelta olímpica de Argentina. Basta de mirar los archivos por un tiempo para los argentinos que ahora se abrazan en el living".

"Aquí en la Argentina es un festejo rotundo. Hay lateral, quedan 45 segundos para el grito definitivo. Va la pelota al poder de jugador Acuña. Falta cometida por Casemiro. Está resuelta esta historia, ya no da para más, Scaloni que hace las últimas señas en una noche que estuvo muy serio. No queda nada, quedan 25 segundos, quedan 23 segundos...", sostenía el reconocido periodista, quien a medida de que pasaba el tiempo denotaba ansiedad.

Luego, se produjo la explosión en el relato de Víctor Hugo Morales, que volvió a brindar un testimonio emocionante, en el que recordó a Diego Maradona: "Ahí va a jugar la pelota la Argentina, no queda nada... saltan 3.000 argentinos en el Maracaná y millones en la Argentina. Devolución de Brasil, el árbitro marca el final... ¡Argentina es el campeón de América! ¡Tenía que ser el 10! Primer oportunidad sin Diego viviendo y un 10 de julio la Argentina alcanza otra vez la Copa América, un tiempo magnífico e indiscutible, inobjetable y formidable".

Con elogios para el plantel del seleccionado, el relator expresó: "Ganar en todos los terrenos: en la técnica, la definición de Di María, en la voluntad de cada uno de los jugadores, en la firmeza defensiva, en la posición que Scaloni le dio en la cancha a Leo (Messi), el extraordinario Rodrigo De Paul, en la firmeza de Paredes para marca en dónde se iba a jugar el partido, una enorme e infinitamente gran victoria del equipo argentino". Y agregó: "Un festejo de abrazos interminables, abrazos argentinos en el Maracaná y en el living de cada hogar, en cada restaurante y en cada lugar donde estaba puesto el partido para que la gente pudiera celebrar de esta manera. La Argentina es el campeón de América. Había pasado demasiado tiempo. Una generación entera y ya grande no había tenido la oportunidad de ver a la Argentina campeón".