En las primeras horas de la mañana Raúl Velaztiqui Duarte, el supuesto representante que llevó a Natacha Jaitt al salón de eventos Xanadú, fue detenido por falso testimonio.

Los investigadores cotejarón su primera declaración testimonial con la segunda y, tras registrar varias contradicciones, decidieron su arresto.

"Mintió en cuanto refirió que no sabía nada del celular de Natacha y verdaderamente lo había sacado él de la mochila y lo había llevado a su auto", señaló un investigador.
 
Además, el empresario dijo que "no manipuló nada en la habitación y de las imágenes (de las cámaras de seguridad) se observa cómo se lleva una prenda que puede ser con lo que envolvió el celular", señaló la misma fuente.

"También dijo en su primera declaración que el cuerpo estaba boca arriba y ahora dijo que estaba boca abajo", agregó el investigador.

Tras conocerse la detención el hermano de la mediática, Ulises Jaitt, rompió el silencio.

"Se comprobó el accionar desastroso de Duarte. Le sacó el celular para que no se pudiera comunicar. Lo llevó con una toalla para que no quedaran huellas. Mintió en la posición en la que encontraron a mi hermana", declaró Ulises.

En esa línea señaló que "No había ninguna relación de amistad entre mi hermana y Duarte".

"Esto podría ser una homicidio. Quiero ser cauteloso pero está todo a la vista. El que no quiera verlo es ciego", agregó.
 

"El tiempo me está dando la razón. Todo indica que esto fue un homicidio", sumó.

Además indicó que "El peritaje del celular va a ser importante porque se va a saber cómo se organizó la reunión con Duarte" y sostuvo que "A Natacha le hicieron una cama. La llevaron con el cuentito de un trabajo y apareció muerta".

 

Fuente: Crónica