Uno de los diarios económicos más importantes a nivel mundial dio a conocer que los principales acreededores argentinos -entre los que se encuentran T Rowe Price, Eaton Vance y GMO- decidieron no negociar con el gobierno de Mauricio Macri y esperan que el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, asuma la presidencia para sentarse a charlar con él directamente.

Dicha decisión se dio a conocer luego que se declarara el default "selectivo". Si bien estos fondos todavía deben responder al plan de reprogramación de plazos de pago que anunció Cambiemos, el gobierno nacional aún no presentó ningún tipo de propuesta de reestructuración para estos fondos.

Según el Financial Times, "los bonistas se concentran en establecer canales de comunicación con el equipo del Frente de Todos y en contactarse directamente con el FMI" .

"Llegaron a la conclusión de que sería inputil negociar con un gobierno que sufre el síndrome del 'pato rengo'"

"No tenemos ninguna claridad", sostuvo un acreedor. "Asumir una postura en este momento sería estúpido", agrega.

"Postergar los bonos seis meses en realidad no resuelve nada", señaló Mike Conelious, un gestor de carteras de T Rowe Price.

 

Fuente: El Destape