El Gobierno nacional anunció hoy la postergación de parte del aumento de las tarifas del gas previsto para el invierno, por lo que se realizará de manera efectiva a partir de diciembre, lo que significa que se aplicarán los nuevos valores una vez terminado el período electoral.

En otras palabras, esta medida no deja de ser una burda maniobra por parte de la administración macrista, destinada a no afectar su performance electoral en las PASO de agosto, como así también en las presidenciales de octubre y tal vez noviembre, en caso de ballotage, y que por lo tanto jugará su continuidad por otros cuatro años.

Sin embargo, más allá de que a simple vista pueda resultar una medida beneficiosa para los usuarios, en realidad no se trata de un verdadero congelamiento, teniendo en cuenta que la diferencia entre lo que deberían pagar (por lo que se comprometió el Gobierno con las empresas) y lo que efectivamente abonarán los consumidores del servicio de red de gas se sumarán a las facturas de diciembre a mayo de 2020.

En tal sentido, se especifica que ese pago se deberá realizar luego a partir de las facturas regulares emitidas desde el 1º de diciembre de 2019 y por cinco períodos mensuales, “iguales y consecutivos”.

Mientras tanto, el Gobierno pagará la diferencia a las compañías proveedoras del servicio a través del presupuesto público y con una tasa de interés equivalente a la que paga el Banco Nación por plazos fijos de más de $ 20 millones. Hoy, el promedio de las entidades financieras para este tipo de inversiones está en un 53,25 % anual.

A través de la resolución 336/2019 de la Secretaría de Energía, se precisa que a partir de esta medida se permite el diferimiento del pago del 22 % del aumento para los meses de verano, cuando se presupone que el consumo será menor.

Hay que recordar que el Gobierno ya había dispuesto un aumento del 29 % para este año, escalonado en abril, mayo y junio.

Sin embargo, los usuarios terminarán pagando ese presunto beneficio por partida doble: porque finalmente pagarán más caras las boletas en meses de verano, y porque parte del presupuesto público se irá en el nuevo incremento y con un interés exorbitante.

Asimismo, según la norma, la medida representa una alternativa para los usuarios, pero aquellos que prefieran seguir con el esquema de pago original, pueden solicitar la no adhesión al programa, pero para eso deberán hacer un trámite ante la compañía distribuidora de gas.

 

Fuente: info135