El allanamiento tuvo lugar en una finca de Embarcación, propiedad del empresario Rubén Luis. Allí se encontraron alimentos, colchones y materiales que habían sido enviados desde el gobierno de la Nación para los inundados de la zona de Dragones. Estas donaciones nunca llegaron a sus destinatarios originales. 

 

El puntapie para la investigación fue una denuncia que realizó el edil Sergio Clavería, junto a concejales y vecinos.

"Para evitar que hicieran desaparecer las cosas yo personalmente,otros concejales y algunos vecinos nos fuimos hasta la entrada de la finca hasta que llegó la policía; allí el personal ingresó y constató que había mucho más de lo que todos pensábamos. Colchones, agua mineral, frazadas, plásticos y alimentos no perecederos estaban acopiados dentro de la finca", declaró Clavería al diario El Tribuno.

Al producirse el allanamiento Mauricio Makar, edil de Cambiemos, se hizo presente en el lugar. Al respecto, afirmo que la ayuda provenía de la Nación pero "que se la habian mandado para que él la maneje".

Clavería consideró las afirmaciones de Makar como algo "totalmente ilógico porque ese tipo de ayuda debe llegar a los municipios o a los concejos deliberantes, en último caso, pero no a una persona en particular y menos tenerla guardada en lugar de entregarla a los daminificados".

La denuncia podría pasar "a manos de la Justicia Federal" debido a que los productos fueron enviados desde Nación. "La Policía hizo inventario de todo porque trabajaron hasta las 5 de la mañana y seguramente todos los involucrados deberán ir a declarar porque jugar de esta manera con la necesidad de la gente no tiene calificativos" sentenció Clavería.