Tras el cierre de la planta de Fabricaciones Militares Fanazul, el Concejo Deliberante de la ciudad de Azul declaró la emergencia laboral mediante una sesión extraordinaria.

 

 

La medida rige por el plazo de un año y tiene como origen el despido de más de 200 trabajadores. De este modo, se evitarán los despidos en la administración pública local así como se deberá realizar un perfil socioeconómico de los trabajadores de Fanazul y su grupo familiar a fin de darles asistencia.

Mientras tanto, trabajadores de despedidos y vecinos solidarizados realizan un "acampe" frente al edificio municipal en reclamo a que se revea el cierre de la planta.

Por su parte, el interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva, confirmó el viernes en declaraciones a Radio Con Vos la decisión de "reducir el déficit" del organismo "en un plan a tres años".

"Fabricaciones Militares es la tercera empresa del Estado que más cuesta al Estado Nacional, cuesta una fortuna; el año pasado costó 2.400 millones de pesos", afirmó y argumentó que "por cada peso que vende, (el organismo) pierde tres".

Sin embargo, la delegada de ATE en Azul Vanina Zurita eplicó: "Es mentira que Fanazul dé pérdidas y lo podemos demostrar con datos concretos, que esperamos presentar en una reunión que habría el jueves próximo en Fabricaciones Militares".

"El martes próximo habrá una protesta nacional en rechazo a los despidos registrados en muchisimas fábricas", adelantó Zurita, quien precisó que "habrá cortes de ruta" para visibilizar el conflicto.