Ha pasado más de un año desde la última vez que se vio a Jack Nicholson. Fue en octubre de 2021 cuando el actor, de 85 años, fue captado por las cámaras en el estadio Staples Center donde se encontraba por un partido de Los Angeles Lakers junto a su hijo Ray. Desde ese día, ni rastro de Nicholson.

El tres veces ganador de un Oscar vive recluido desde hace años en su mansión de Beverly, una propiedad que le compró a la familia de su difunto amigo Marlon Brando (y vecino) por cinco millones de dólares en 2005.

El estilo de vida tan ermitaño de Jack Nicholson sumado a su avanzada edad, no ha hecho más que incrementar la preocupación en su entorno más cercano. Múltiples fuentes aseguran que «ya no sale de su casa» y que su «mente se ha ido», en alusión a una posible demencia.

El comportamiento del protagonista de Alguien voló sobre el nido del cuco recuerda cada vez más a los últimos años de vida de Brando. A pesar de vivir una vida de glamour como parte de la élite de Hollywood, la estrella de El Padrino, quien murió en julio de 2004, pasó sus últimos años solo.

«Nicholson recibe visitas de sus hijos, pero son su única conexión con el mundo. Es como si ya no quisiera enfrentar la realidad y eso es triste», agregan las mismas fuentes.

El último proyecto cinematográfico de Nicholson fue How Do You Know (2011), la comedia romántica que protagonizó junto a Reese Witherspoon, Paul Rudd y Owen Wilson.