En la última emisión de MasterChef Celebrity, la performance de Paulo Kablan sorprendió al jurado. La devolución que el periodista recibió durante el reality gastronómico logró no solo llevarle alivio en el marco de la competencia, sino también emocionarlo profundamente. Así, tras intentar contener las lágrimas durante un buen rato, finalmente se quebró.

“El puré tiene una textura súper buena, me gusta la cocción y la salsa de naranja es lo que hace la diferencia en este plato”, comenzó Damián Betular al darle a Kablan su opinión sobre la preparación de abadejo al limón con puré de coliflor. “Ese toque de cítrico le da toda la elegancia, el cierre a todo ese trabajo que hiciste con sorprendente maestría”, agregó Donato de Santis. En la misma línea, Germán Martitegui acotó: “Este es un plato que cierra, que es un todo, no lo puedo criticar por partes porque está todo unido. Hay un plato”.

Tras recibir tales comentarios, el periodista no pudo evitar conmoverse. “Paulo, ¿otro más que está emocionado hoy?”, le preguntó Santiago del Moro, conductor del ciclo de Telefe. “¿Por tu hijo?”, añadió. “Por mi hijo”, confirmó Kablan, que aseguró que cuando se acuerda de él se siente profundamente emocionado. “Se lo dedico a él y a mi mujer”, comentó. En ese momento, explicó que recibió una gran ayuda de parte de su hijo, quien se levantó todos los días a las cuatro y media de la mañana para enseñarle a cocinar. Mientras intentaba retener el llanto, el periodista lanzó: “¡No puedo llorar! ¡Hago policiales!”.

Terminado el programa, desde su cuenta de Instagram, Kablan celebró su buena performance en la competencia. “¡Por fin se me dio! ¡Qué gran manera de cerrar la semana!”, escribió. Días atrás, había compartido una foto junto a su hijo en la que el joven era apenas un niño y ambos estaban cocinando juntos. “¡Cocinando tortas fritas con Facundo Kablan hace más de 20 años!”, detalló en el epígrafe de la publicación. “Hoy sos mi profe y si algo me sale bien en MasterChef Argentina te lo debo a vos”.

En la familia del periodista, además de Facundo, hay otros vínculos que lo conectan con la gastronomía. La esposa de Kablan es repostera, por lo que el comunicador aprovechó el último tiempo para absorber la mayor cantidad de conocimientos posibles antes de entrar al reality. “Estoy embalado por mi familia que fueron los que más me incentivaron para estar. ¿Y ahora qué?”, sostuvo Paulo recientemente en el certamen. “Estar en una competencia culinaria es más difícil que entrevistar a un criminal”, señaló el participante, que se especializa en la cobertura de temas vinculados a crímenes.

Fuente: La Nación