Julián Álvarez, una de las figuras indiscutidas de la selección argentina en el Mundial de Qatar, regresó a su Córdoba natal y fue ovacionado por cientos de fanáticos que se reunieron en varios puntos de la localidad para demostrarle su afecto. En medio de la alegría, su novia Emilia Ferrero tuvo una polémica actitud para con un grupo de chicos y, tras valerle duras críticas, salió a aclarar lo sucedido.

Pasado el fervor de los primeros días, los jugadores de la “Scaloneta” volvieron a sus pueblos natales para encontrarse con sus seres queridos y sentir de cerca el cariño de los vecinos de los pueblos y ciudades que los vieron nacer.

La emoción de la gente por recibirlos fue total, como en el caso de Julián Álvarez. La “Araña” regresó a Calchín, Córdoba, y fanáticos de toda la región se acumularon para intentar tener una foto de recuerdo, o un autógrafo de su ídolo.

Pero fue su pareja, Emilia Ferrero, quien dio la nota por esos días y enfureció a todos en las redes sociales. Como se puede ver en un video que se viralizó en los últimos días, a Álvarez se le acercaron un grupo de chicos con la intención de tomarse una foto, y fue cuando su novia intervino de forma inadecuada, según juzgaron los fanáticos del joven.

Rápidamente, las imágenes recorrieron las redes sociales y las críticas no tardaron en llegar. Tanto que se armó una campaña digital con el lema “Julián, separate de Mary Jane - por la joven de quien se enamora El Hombre Araña en la película -” y decenas de memes con frases como “El verdadero ‘amigo date cuenta’”.

Lejos de querer esquivar el tema, la chica recogió el guante y salió por estas horas a dar su versión de los hechos a través de su cuenta de Instagram: “Primero que nada, felices fiestas. Creo que es necesario poner en contexto la situación que se viralizó en estos últimos días”, inició su descargo, y relató: “El día jueves nos juntamos a cenar con mi familia después de haber estado tanto tiempo sin vernos. Eran las 2 de la mañana, llegaron algunos chicos/as -la mayoría alumnos míos, con quienes tengo mucha confianza-” dijo la profesora de educación fisica, para contextualizar.

La joven aseguró que ella solo intervino para que la situación no se desbordara y, como eran varios los niños que querían sacarse una foto, se propuso una imagen grupal para que todos quedaran conformes: “Solo intenté organizar. Pido disculpas si la manera en la que reaccioné no fue la mejor, espero sepan entender”, cerró su posteo, tratando de poner paños fríos y separarse de la polémica. 

El video circuló todos estos días por Twitter y provocó el enojo de los usuarios. En las imágenes, pueden verse varios nenes pidiéndole al crack un autógrafo y una foto, a lo que Emilia interviene: “Un celular y que saque una foto”.

Cuando los chicos continúan agolpándose para saludar a su ídolo, su pareja refuerza: “Una fotito nomás y listo porque nos tenemos que ir nosotros ahora”. Tras percibir la situación que se estaba generando, fue el mismo Julián quien propuso ponerse en el medio del grupo para sacarse una foto con todos.