En una nueva edición de MasterChef Celebrity, el exitoso certamen de Telefe, se dio un fuerte cruce que incomodó a todos y se llevó las miradas de los fanáticos del programa. Durante este jueves, mientras se encontraban probando el plato del Mono de Kapanga, Germán Martitegui decidió levantar la vista y encontrarse con una situación algo sorpresiva. "¿Qué hace, Marengo?", preguntó y Del Moro, desde un costado, acotó: "Está comiendo". Ante esto, el cocinero, volvió a interrogar: "¿Estás comiendo mientras estamos todos acá...?".

Como defensa, detrás de cámara, Rocío Marengo expresó algo divertida: "Él acababa de decir que no quería más criolla". En vivo, frente a los tres chefs, agregó: "Bueno, ustedes también estaban comiendo... Y me copé". Damián Betular, irónico, agregó: "Ah, tranqui". Mientras que buscando explicarse ante la gente, la actriz expresó: "Si podía solucionar sobre la marcha que no querían criolla y la podía hacer desaparecer, me parecía que era una crítica menos que iba a tener". La incomodidad fue total.

Cuando le tocó pasar al frente, admitió que creía tener cero chances. Del Moro, tiró: "Te faltó una, Ro, andá a buscarla, dale". Marengo se giró, miró a los cocineros y preguntó: "¿Quieren la criolla o la dejo?". Martitegui, cansado por la actitud de la participante de 40 años, dijo: "Te voy a explicar algo, Rocío. El plato que vamos a juzgar, es el que presentaste cuando levantaste las manos. Eso es lo que queremos". Con clara molestia, Betular sumó: "Y dejá de comer la salsa y meter la cuchara".

"¿Ahora justo querés la criolla?", dijo Marengo detrás de cámara con algo de molestia. Germán, muy serio, le ordenó que deje las dos salsas arriba de la mesa y no dudó en retarla por toda la situación. "Voy a decirte algo antes de probar. Este es un concurso de cocina muy respetado, se da en 54 países, hace muchos años y tiene reglas. El hecho de que todos hayan levantado las manos y vos hayas seguido poniendo cosas en el plato, es una falta de respeto a tus compañeros", manifestó.

Al mismo tiempo y mostrando cada vez un mayor enojo, agregó: "El hecho de que hayas escuchado, porque a un compañero tuyo presentó su plato antes, que no queríamos salsa criolla y te la empieces a comer... Es romper todas las reglas sin pensar en los demás ni que te importemos nosotros o el programa". Y sumó con desagrado: "Estoy tratando de decirlo lo más calmado que puedo pero nunca, en cinco temporadas, alguien nos faltó el respeto de esa manera".

Si bien pidió disculpas, Marengo se defendió: "Esto es un juego...". Pero Martitegui la cruzó rápidamente: "Esto no es un juego. Para vos es un juego, para mí es mi trabajo. No es un juego y las reglas se cumplen. Si las rompés, te vas". Y sentenció: "Acá no se juega, está nuestro prestigio y el de este programa en juego, ¿entendés?". La modelo volvió a defenderse argumentando que se comió la salsa para que no la criticaran y Federico Bal se mostró desesperado: "Por dentro pensaba, Rocío pará, ¡pará!".

"Es una falta de respeto inaceptable", sentenció Martitegui ante las sorpresivas miradas del resto de los participantes. Más allá del reto, en la crítica al plato, el cocinero tampoco aflojó: le dijo que la carne era "una suela" y si bien habían pedido que "traten bien" al corte, ella "lo destrozó". Y sentenció duramente: "Se te pidió innovar, hiciste dos salsas que venimos comiendo hace tres meses y otra que no suma mucho. El plato es feo". Como si fuera poco, Marengo se llevó la salsa para terminársela de comer en su lugar, habló durante la devolución de Sofía Pachano y se peleó con con su compañera.

 

MasterChef Argentina on Twitter

 

Fuente: El Destape