Juliana Scaglione salió ya hace dos semanas de la casa de Gran Hermano y se esperaba que su recorrido por los canales fuera todo un éxito. Sin embargo, en medio de insólitas peleas con Wanda Nara y conflictos de su hermana con algunas marcas, lo cierto es que, hasta ahora, su rendimiento en relación al rating estuvo lejos de ser el esperado.

Es que todos los que se anotan para participar, saben que es un camino corto hacia la fama, la cual puede ser temporal u atemporal ya que eso dependerá del carisma y el talento de cada uno de los participantes.

El inesperado fracaso de Furia fuera de la casa de Gran Hermano

En el caso de la versión pasada de Gran Hermano, Marcos se retiró al anonimato y decidió bajar su perfil ante la prensa por propia elección y comodidad, después de cumplir con todos los eventos acordados en su contrato ligado a Telefe.

Quien fue una de las grandes mimadas de la producción y al día de hoy lo sigue siendo es Julieta Poggio, que ahora trata de lucirse como rol de analista en los debates, pero que intentó varias labores fuera de la casa y ninguna le resultó, como por ejemplo la obra teatral Coqueluche, que fue levantada a semanas de haberse estrenado por la baja cantidad de espectadores.

El inesperado fracaso de Furia fuera de la casa de Gran Hermano

IG

Del último GH hay más ejemplos de exparticipantes que no pudieron lucirse, sin contar todos los que participaron del Bailando 2023 que pasó sin pena ni gloria en la pantalla de América con un escaso rating y bajísima difusión. Es por ello que es importante que antes de entrar se cuente con algún tipo de talento para poder sostenerse en el mundo del espectáculo.

En el caso de Juliana Scaglione, quien no llego a la final, pero será recordada por las posteriores ediciones por ser la participante más violenta, ya hablamos de las exigencias pedidas para ser entrevistada, pero he aquí un detalle revelador que muchos no se esperaban: el bajo rating que generan sus participaciones.

Es así que después de pasar por todos los ciclos de Telefe, excepto el de Georgina Barbarossa por pedido de la propia conductora, al fin tuvo la posibilidad de ir a los ciclos de El Nueve, quien firmó ni bien comenzó esta edición una alianza estratégica para tener en exclusiva a los eliminados para que desfilen en toda la programación del canal y así levantar algo más los números de audiencia. Pero en el caso de la protegida por Santiago del Moro, paso todo lo contrario.

El inesperado fracaso de Furia fuera de la casa de Gran Hermano

Haciendo una comparativa del día de su presencia versus el anterior y posterior, el rating bajó de manera significativa sin contar con los pisos bajísimos que obtuvieron los mencionados programas en los que su presencia no fue bien vista por el espectador.

El jueves visitó Bendita, que es donde siempre va el primer eliminado. El noticiero le entrego 3,7 y a los pocos minutos con su presencia bajo a 2,4, algo histórico para Beto Casella, que ni bien se fue subió ese número por encima de los 4 puntos, marcando su habitual rating.

Ese día el promedio fue de solo 3,7 que si bien le alcanzo para ganarle a su competencia directa LAM en America TV, fue el promedio más bajo de toda la semana, ya que el anterior sin su presencia, pero con Martin “El Chino”, logro picos de 6 puntos y un promedio de 4,8, más de un punto respecto al jueves, y el día viernes fue de 4,3.

También se paseó por Todas las tardes y Escuela de cocina. En ambos casos nuevamente marco un significativo descenso logrando que el magazine de Karin Cohen promediara solo 1,4 viniendo de un 2,2 del día jueves. En el caso del programa de cocina de Jimena Monteverde, el rating que marco fue de 3,2 logrando los pisos más bajos durante su participación, que estuvo por debajo de los dos puntos que luego en su ausencia pudo remontar y superar los 3.

Furia con Vero Lozano en el divan
Furia con Vero Lozano en el divan

Furia con Vero Lozano en el divan

Captura Telefe

Mientras en Telefe paso lo mismo con Cortá Por Lozano y La noche de los ex, en este ultimo el debate de los exhermanitos de la casa con su presencia tuvo un promedio de solo un dígito que fue de 9,9, mientras que la semana pasada y con fin de semana XXL llegí a los 10,3, otro descenso más.

Furia, dentro de la casa, podrá haber sido una gran generadora de contenido, pero fuera de la casa la gente quiere ver algo más ameno y distendido, muy lejos de la violencia que fue propuesta por la participante.