En una entrevista con Infobae el actor habló sobre su nueva vida en España.

 "Vengo a trabajar porque no hay trabajo. Y cuando hay trabajo, hay tantos impedimentos que ya no me están dejando laburar", dijo el actor. 

"Estoy fundido desde 2015 porque en 2013 empecé a romper las pelotas con lo que nadie rompe las pelotas"

"Tengo un montón de problemas, hay toda una micromilitancia de mierda. Te caga el tipo que vende las entradas, el que atiende el teléfono. Ya no puedo ir a un montón de lugares".

En esa línea, Casero volvió a derrapar y dejó en claro su odio al kirchnerismo: "No tengo que dar explicaciones de qué es lo que estoy haciendo, si me estoy yendo del país porque le temo a estos hijos de mil puta. Sin embargo voy a volver para disfrutar cómo se comen el polvo".

Y aseguró que prepara su regreso al país antes de las elecciones presidenciales.

 

Fuente: Infobae