"Las encadenaría a la casa", empezó. Y desde ahí en adelante, fue una barbaridad tras otra.

Cacho Castaña dijo que él también piensa que a los pibes hay que meterlos en la Colimba de vuelta para "ordenarles la cabeza".