En diálogo con Ulises Jaitt para El Show del Espectáculo, el conductor de Polémica en el Bar rompió el silencio sobre las duras acusaciones que enfrenta por parte de ex compañeras de trabajo.

Cinthia Fernández -quien era colega de Iúdica en Involucrados- fue muy crítica con el conductor al asegurar que recibió comentarios despectivos de su parte-

“No es una desagradecida, porque la entiendo y entiendo lo que es ser madre de tres pibes y estar manteniéndolos sola. Es un quilombo importante. No me pongo a juzgar esas reacciones de la tele. Será porque estoy grande y voy a terapia todos los días. No me tomo las cosas como personales. El canal le da laburo y el canal decide. Ayer la llamé por un evento que la quieren contratar en Formosa y hablamos lo más bien”, fue la respuesta de Iúdica sobre el tema.

Por otra parte, el conductor  se refirió a las palabras de Carla Conte y Connie Ansaldi –quienes lo tildaron de asqueroso y poseedor de un gran nivel de “pajerosidad” en el caso de la primera, y de soberbio por parte de la segunda- Iúdica expresó: "Yo no tengo para pelearme y no me tomo las cosas personalmente. No creo haber hecho cosas como para tener que meterme en una confrontación. Lo que sucedió en un momento, sucedió en un momento. Son cosas que pasan en la tele 500 veces por minuto, pero no te podés detener todo el tiempo en los comentarios de las cosas porque detenés la maquinaria de trabajo. Tengo que trabajar y no puedo detenerme para ver quién dijo algo. Siempre se dice algo de alguien todo el tiempo. Siempre se dice algo de todo el mundo, todo el tiempo y más en las redes sociales. Trabajaría con todos. Yo, por más de que tenga que trabajar con el tipo que me echó del banco, que era un hijo de puta, yo laburo otra vez"

Además, Iúdica aseguró que hay “traidores por todos lados”. 

“Miles, todo el tiempo. Es así. Cuando se trabaja con egos, vanidades y dinero… La gente hacía y hace cualquier cosa por estar e incluso traicionarte, cagarte o desilusionarte sin ningún tipo de miramientos. Al principio de dolía diez, después seis y ahora cuatro. Ahora ya tengo un caparazón, ya no pasa mi vida emocional por lo que pase en mi ámbito laboral. Trato de no llevarme el trabajo a casa, salvo la planilla de rating”, dijo el conductor.

 

Fuente: Exitoína.com