De cara al inicio de clases presenciales en secundario en CABA a partir del lunes, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, aseguró que las clases presenciales podrán suspenderse si la situación epidemiológica empeora en algún distrito. No obstante, adelantó que “esta semana vamos a superar el 80% de establecimientos en Argentina con distintos niveles de presencialidad en las escuelas". 

En diálogo con Alocarla, en El Destape Radio, el ministro remarcó que se ha hecho "un enorme esfuerzo para no participar un debate sino hacer lo que necesita la escuela, que es diálogo y consenso". En ese sentido, aseguró que el objetivo es "recuperar la presencialidad con datos objetivos que permitan que no expongan a chicos y docentes. Este año es un año para recuperar aprendizajes".

Trotta aclaró que "la escuela puede ser un espacio de bajo riesgo si se cumplen los protocolos estrictos (con ventilación cruzada)", pero no se descarta la vuelta a la modalidad remota en caso de que empeoren los indicadores epidemiológicos, según cada distrito. Algo a lo que se opuso la oposición en la Ciudad en pleno pico de la pandemia.

“Ha sido incomprensible la judicialización de un DNU que tenía el espíritu de trazar la agenda sanitaria para toda la Argentina", dijo Trotta sobre esa postura. "Con todas las jurisdicciones que han roto los consensos, hemos sido muy críticos. Una mala decisión en una jurisdicción, termina atentando contra una política sanitaria común" para todo el país.

Lejos de las operaciones, el ministro aclaró: "Todos queremos a nuestros chicos en la escuela. Hay que encontrar el equilibrio porque no es que la escuela es un espacio de nulo riesgo". Respecto a las vacaciones, indicó: "Se está sosteniendo el calendario de receso invernal. Sólo analizábamos modificarlo si la segunda ola se extendía". "No fue necesario".