Ante la vista pública y registrado en videos que después fueron viralizados, Milei y Bolsonaro se saludaron en el ingreso del hotel Mercure y luego vieron juntos en un clima de camaradería la derrota de Brasil ante Uruguay, que dejó a la selección verdeamarela afuera de la Copa América en cuartos de final. Ambos expusieron una relación de afecto personal y sintonía política, que contrasta con el vínculo áspero y hostil que los dos tienen con Lula.Durante la ceremonia de ingreso, Milei recibió la "medalla de las tres íes", un símbolo significativo dentro del círculo bolsonarista, con tintes homofóbicos, sexistas y machistas. Al preguntar sobre el significado de las tres íes, el presidente argentino fue informado por Eduardo Bolsonaro, hijo de Jair, de sus connotaciones.