El médico se refirió a las declaraciones de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien intentó instalar en una entrevista televisiva, que Argentina deriva parte de las vacunas que recibe a “países amigos” como Venezuela, Cuba y Bolivia.

En ese sentido, consideró que, aún si esto fuese cierto, “no hay que ser miserable”, y aseguró que se trató de “un misil de campaña absolutamente irresponsable”.