El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, dialogó con Futurock y se refirió a los incidentes que tuvieron lugar ayer en la ciudad bonaerense de Avellaneda, en la previa del regreso de los espectadores a las canchas.

“Acá la disputa es de un negocio, no es una discusión por los colores de la camiseta. Hay que trabajar fuertemente en los derechos de admisión”, aseguró el funcionario.

“Es entendible que algunos clubes, los más chicos, no puedan llevar adelante el derecho de admisión, porque los presidentes son del barrio y después se los cruzan (a los barras) en el supermercado”, agregó Fernández y  aseguró: “Si los clubes no pueden aplicar el derecho de admisión lo tendrá que hacer el Estado”.