Con la tensión desatada este fin de semana en el Ministerio de Economía, que quedó de manifiesto con el pedido de renuncia del subsecretario de Energía, Federico Basualdo.

“Esas cosas se resuelven en la cabeza del Presidente, fue un error eso de estar sacando a relucir trapitos”, consideró el exjefe de Gabinete Aníbal Fernández, quien aclaró que le tiene “un enorme respeto a Guzmán”.

El interventor de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT) y una de las voces más polémicas del kirchnerismo entendió como fundamental no dejar expuestas las disidencias que afloran de la coalición gobernante. “Hay que subir un escalón, que lo resuelva el Presidente y que todo el mundo salga de la escena. Callarse la boca y cerrar el telón”, expresó Fernández, en diálogo con Radio 10.

“Guzmán sabe lo que quiere, está negociando. Ahora, estamos hablando de un país donde los hombres y las mujeres que componen el pueblo argentino no son un número y hoy no la están pasando lo suficientemente bien. Se mezcla la situación del arco que Guzmán no quiere que se lo corran y la necesidad de correr un poquito el arco en algunos casos, cuando hay gente que no está comiendo adecuadamente, es un tema complicado”, sostuvo Fernández en cuanto a la intersección entre la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la restructuración de la deuda, y la pandemia que se conjuga con el año electoral.

“Hay que buscar una suerte de equilibrio para no romperle las posibilidades de negociación que viene teniendo Guzmán, que no signifiquen lastimar al pueblo argentino más de lo que la bestia, el bruto y perverso que tuvimos de presidente los cuatro años, hizo”, comentó Fernández, con una crítica feroz e indirecta al exprimer mandatario Mauricio Macri.