Tras un tiempo en el que no dio entrevistas, la diputada Elisa Carrió reapareció y, fiel a su estilo, dejó fuertes mensajes.

Lo sorprendente es que en este caso, los destinatarios de las críticas fueron tres ministros clave del gabinete de Cambiemos: la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, y Dante Sica quien conduce la cartera de Producción y Trabajo.

En esa línea, Carrió denunció que desde el Gobierno decidieron ponerle una custodia "porque había muchos asaltos con rehenes" y luego decidió darla de baja.

"¿Qué me pusieron? La Policía a 70 metros para escucharme", advirtió la diputada.

"Le digo al jefe de la Federal: 'Dígale a Patricia (Bullrich) que no me escuche'. Dejen de hacer eso porque yo voy a la Comisión de Seguimiento", agregó.

Y aprovechó para mandarle un fuertísimo mensaje: "Y yo no quiero Bolsonaros, ahí no me van a encontrar".

Fuente: Diario Veloz