Mientras Macri veranea plácidamente en el sur del país y recibe como un monarca con todos los lujos a la reina Máxima de Holanda en un exclusivísimo country, fuertes inundaciones ya afectan varias provincias argentinas: Chaco, Corrientes, Santiago del Estero, Entre Ríos y norte de Santa Fe, cobrándose por lo menos 4 vidas y generando más de 5000 evacuados. ¿Las obras públicas prometidas que evitarían estas tragedias? Brillan por su ausencia y seguramente volverán a ser prometidas en la próxima campaña electoral.

 

 

 

 

El Servicio Meteorológico Nacional no es halagüeño con lo que vendrá: seguirán las lluvias en la región. Solo en el norte de Santa Fe cayeron 130 milímetros de agua en las últimas jornadas y en la localidad de Los Amores, 740 milímetros en los últimos 20 días, tres cuartas partes de lo que llueve en un año. En Corrientes ya hay 2500 evacuados. En Chaco se calculan en 4500 las familias afectadas. En Santiago del Estero están afectadas más de 800 failias. En la ciudad de La Banda llovieron 220 milímetros en solo 10 horas.

Distintos especialistas apuntan a la falta de obras hídricas en el norte del país que podrían evitar los anegamientos. Macri difícilmente pueda hacer demasiado ya que se encuentra en uno de sus tantos descansos anuales disfrutando apaciblemente de las bellezas naturales de nuestra Patagonia Argentina, recibiendo en el country Cumelén (a 5 km de Villa La Angostura) a los reyes Máxima y Guillermo de Holanda y a gobernadores provinciales, como parte de la rosca política del presente año electoral.

Fuente: kontrainfo.com