La falta de leche en las góndolas de los supermercados vino acompañada de varias versiones: la primera gira en torno a la especulación con el aumento de los precios y la caída del consumo de las primeras líneas para ir hacia segundas y terceras marcas; la segunda -que dan los especialistas- remite la falta de lácteos a las condiciones climáticas adversas.

"Por razones climáticas, que afectan al Litoral y a la provincia de Santa Fe, la disponibilidad de leche en nuestras góndolas puede verse disminuida", señala el cartel que apareció en varias góndolas de los super Carrefour Express en los municipios de Quilmes y Avellaneda.

En declaraciones a Ámbito Financiero, el presidente de Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), Pablo Villano ratificó este mensaje al señalar que "las inundaciones y las elevadas temperaturas provocaron una caída de más del 30% en la producción de leche, como fue el caso de Santa Fe”.

"Además existían entregas pendientes de 2018 por ventas en el exterior, que debían concretarse", comentó y agregó que ante la debida caída del consumo que alcanza el 10% interanual llevó a que "algunas industrias recortaron envíos a los comercios frente a la escasa producción”.

Por otro lado desde la Secretaría de Comercio comentaron al diario BAE que estuvieron en comunicación con la empresa La Serenisima y les dijeron que "están entregando normalmente el producto y van a seguir haciéndolo" al tiempo que aseguran haber realizado "relevamientos en supermercados y no se detectaron irregularidades". 

Fuente:Politica Argentina