Tras el fracaso en el proyecto del voto electrónico, el gobierno de Cambiemos quiere eliminar los telegramas electorales. En cambio, la idea sería que cada uno de las escuelas se convierta en un centro de cómputos y de transmisión de datos, vía digital.

El proyecto elimina el mecanismo a través del cual una serie de camionetas retiraban los sobres lacrados de cada escuela.

Según publicó el diario La Nación, el plan ya está en marcha. Se firmó un convenio entre la Dirección Nacional Electoral y el ministerio de Educación para tomar préstamo 15.000 netbooks del programa Educ.Ar con tal fin.

"El nuevo sistema tendrá varias ventajas porque habrá un escrutinio más rápido, los fiscales estarán presentes al momento de la transmisión y la carga será más homogénea", afirmó el director Nacional Electoral, Adrián Pérez.

Pérez afirmó que la decisión del cambio "es potestad del Poder Ejecutivo" pero aseguró que "se definió en diálogo con la Justicia Electoral".

 

Fuente: El Destape