"Ordenar a la Argentina es la condición central de ese acuerdo", subrayó Fernández al hablar en un almuerzo de trabajo en la Fundación Mediterránea. El ex jefe de Gabinete expresó: "Tenemos que poner en marcha la economía promoviendo el consumo, en una economía atada con alambres. Y hay que hacerlo con mucho cuidado, ahí viene la idea del pacto".

"El día que Macri decidió congelar el consumo para bajar la inflación fue como bajar la perilla de luz para las empresas", aseguró Fernández.

El candidato de Todos también se refirió a la deuda adquirida por esta administración con el Fondo Monetario Internacional, a la que calificó como “un condicionante”, pero adelantó que se deberá negociar con los acreedores de manera "seria y sensata".

"Yo siento que esa deuda vamos a poder afrontarla en una negociación seria y sensata con los acreedores y vamos a ganar tiempo para crecer", expresó Fernández durante el almuerzo.

Veinticuatro horas después de que el FMI anunciara que la relación con el país deberá “esperar un tiempo” y, de hecho, enfriara las expectativas acerca de un pronto desembolso de los 5400 millones de dólares del sexto tramo del Stand-by otorgado el año pasado, el candidato con más chances de convertirse en el próximo presidente del país el 27 de octubre, advirtió que “los acreedores sienten que (el Gobierno de Cambiemos) les mintió y también sienten que el Gobierno perdió el poder político que tuvo otros años. Y aspiran a poder discutir en otro tiempo con quien gobierne la Argentina en el futuro. En estas condiciones la Argentina no puede pagar la deuda".

El ex jefe de Gabinete también reconoció que “es virtualmente imposible” comparar la actual coyuntura con el 2005, año en que Néstor Kirchner decidió cancelar la deuda con el Fondo en un solo pago. “Aquella deuda –dijo- se había acumulado desde la dictadura. Había acumulado décadas. Pagamos todo lo que la Argentina le debía al Fondo. Pero era la sexta parte de lo que hoy le debemos al Fondo. Increíble", advirtió por último. 

 

Fuente:Pagina/12