Lejos de estar preparándose para recibir a los enviados del FMI, analizando la mejor manera de sacar al país adelante o mínimamente tratar que no se note la hipocresía que lo caracteriza cuando pide esfuerzos y mucho trabajo a todos los argentinos mientras él se la pasa vacacionando, el presidente Mauricio Macri, continuó con los festejos por sus 60 años en el complejo veraniego de Chapadmalal, donde recibió a sus amigos íntimos.

Según informó Infobae, el primer mandatario “interrumpió su descanso en Chapadmalal y fue hasta una cancha en Mar del Plata para un amistoso desafío” de paddle

 

 

Así mismo, el medio asegura que el encuentro fue en el club San Remo Sport y que allí, según los testigos, “se lo vio ágil para sus flamantes 60 años.”

El portal concluye afirmando que el presidente  “ganó el partido pero permanece la sospecha de que el triunfo sea un obsequio de sus viejos amigos por su cumpleaños.”  

En conclusión Macri “interrumpe su descanso” para seguir de joda y los amigos le dejan ganar para que se quede contento...