A pesar del alarde de institucionalidad que hace, el gobierno de María Eugenia Vidal continúa sin publicar los datos de ejecución presupuestaria 2019. Según la letra escrita, debió hacerlo antes del mes de agosto.

Se trata de un informe detallado que debió haber sido publicado por la Contaduría General de la provincia de Buenos Aires, indicando las partidas en las que los distintos organismos del gobierno provincial volcarán los recursos disponibles, discriminado por ministerio, secretaría, organismo y dirección.

El marco para la omisión no podría ser peor, y la situación es propicia para todo tipo de suspicacias. La gobernadora anunció a las apuradas un paquete de medidas que hicieron mella en poco menos del 0.20 por ciento del presupuesto con el que cuenta, lo que provocó escasos efectos en la población. En total, fueron 1.952 millones de pesos que impactaron en las jubilaciones mínimas y los salarios de los empleados públicos y trabajadores de PyMEs fundamentalmente.

En comparación, el “esfuerzo” de la gobernadora es 36 veces más chico que la dedicación con la que la provincia deberá pagar los algo más de 70 mil millones de pesos de intereses por las deudas obtenidas durante la gestión de Vidal.

En el sitio web de la página de Contaduría General sólo puede accederse a datos del 2018, e incluso éstas van hasta septiembre. Hace algunas semanas, la presidente del bloque de Unidad Ciudadana en el Senado, Teresa García, exigió información y aseguró que iniciaría acciones por la violación a la ley de Acceso a la Información Pública.

Fuente:Realpolitik