Los Defensores del Cambio, esa entelequia que inventó Marcos Peña para buscar la reelección de Mauricio Macri, están desconcertados por los anuncios que el Ejecutivo hizo este domingo para decretar la vuelta al cepo cambiario.

Los jóvenes PRO entraron en crisis, expresada a través de los grupos de Whatsapp de funcionarios y miltiantes, en un domingo en el que lo único que tenían pensado era en comprar porrones de Heineken y/o lattes de Starbucks para ver el Superclásico.

Ahora, en medio de la campaña electoral, tienen que salir a defender a un Gobierno que tomó una medida asociada al kirchnerismo. 

El propio Mauricio Macri hizo campaña en 2015 oponiéndose al cepo, que quitó a los pocos días de asumir la presidencia.

"Nos estamos yendo a la B", se lamentó un funcionario que integra una de las primeras líneas de los Defensores del Cambio. 

En simultáneo, las quejas de empresarios y productores del campo ya empezaron a penetrar. 

Pero los más atacados son los funcionarios que se burlaron del cepo en los últimos años no sin cierto nivel de altanería. 

Se hizo viral una foto del ex vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach, festejando la salida del cepo junto a Paula Bertol y Hernán Iglesias Illa, uno de los máximos colaboradores de Peña y del presidente.

 

Fuente:LPO