Mientras en el Gobierno crece el temor por el curso que tomarían varias causas que involucran a Mauricio Macri en caso de que el 27 de octubre se termine de consolidar el triunfo de Alberto Fernández, el ministro de Justicia, Germán Garavano, reconoció que no se anima a poner “las manos en el fuego” por el presidente.

Al ser consultado por Radio Futurock acerca de las numerosas causas con denuncias de corrupción que pesan sobre el primer mandatario, el funcionario declinó dar una respuesta contundente, aunque transmitió un claro posicionamiento al respecto:”No, no me corresponde a mí poner las manos en el fuego por el presidente”, dijo.

Habiendo tomado conciencia poco después sobre la frase que lanzó, y que no deja precisamente bien parado a Macri, Garavano intentó arreglarla, y lanzó que “las denuncias contra el presidente no son por corrupción, sino por abusos de autoridad”, lo que a su juicio no se corresponde con la verdad de lo sucedido.

Al respecto, agregó: “No le asigno importancia a las denuncias penales contra Macri. No debería estar preocupado por sus causa,s porque no tienen demasiado sustento”, agregó. Pero, claro, por las dudas, puso sus manos a resguardo.

“Muchas cuestiones son previas a la gestión presidencial, como el Correo, o los Panamá Papers”, sostuvo el ministro, mientras explicó que en estas causas no “existe un perjuicio económico a la administración pública”.

“En todo caso puede haber un incumplimiento de los deberes de funcionario público, o un abuso de autoridad, pero no corrupción en términos de ‘me quedé con la plata del Estado’ “, cerró.

 

Fuente:Politica Argentina