El vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI) eludió confirmar la llegada del desembolso de 5.400 millones de dólares correspondientes a la cuota trimestral de septiembre y calificó a la situación argentina como "muy compleja".

"Se va a evaluar la situación presente y los próximos pasos, las deliberaciones continúan. Reconocemos que la situación del mercado es muy compleja y hay incertidumbre respecto al futuro. Sabemos que esto torna difícil la situación", indicó Gerry Rice.

En su clásica conferencia de prensa, Rice informó que recibirán al ministro Hernán Lacunza a fines de mes en Washington para tratar las últimas turbulencias del mercado que se vieron incrementadas notoriamente después de las elecciones primarias.

"Desde mediados de agosto argentina tuvo un nuevo golpe de confianza. La situación complicada del mercado torna la situación aún más difícil, entonces ese será el principal tema cuando venga el ministro a finales de mes", agregó el vocero, cuyas únicas palabras de apoyo al país fueron que seguirán "comprometidos a trabajar con Argentina", a diferencia de los múltiples elogios en ocasiones pasadas.

El vocero del Fondo se mostró muy molesto por las reiteradas consultas de la prensa sobre la responsabilidad del organismo en la crisis local y negó que el FMI haya violado sus reglas, en respuesta a Alberto Fernández.

"Las autoridades argentinas se acercaron al Fondo en el verano pasado (del hemisferio Norte) porque habían pasado por un shock muy desestabilizador. Con el apoyo del programa del FMI, lograron reducir el déficit de cuenta corriente y el déficit fiscal que eran dos elementos muy importantes de vulnerabilidad. La situación no obstante siguió siendo sumamente difícil ya que el nivel de inflación siguió siendo muy elevado y eso hizo incrementar los niveles de pobreza y la actividad económica disminuyo", justificó.

Por otro lado, Rice destacó que el Board del organismo se juntará con Kristalina Georgieva -la candidata a reemplazar a Lagarde- la semana próxima para terminar el proceso de sucesión "para el 4 de octubre a más tardar".

Finalmente, sugirió que el próximo informe de perspectivas económicas globales reflejará un ajuste a la baja del ritmo de actividad mundial por "el incremento de tensiones comerciales y geopolíticas que ha aumentado la incertidumbre y eso tiene repercusiones negativas".

 

Fuente:LPO