La inflación se disparó al 4% en agosto tras la fuerte devaluación del peso post PASO, según informó el INDEC este jueves.

De esta manera, el IPC acumuló en los primeros ocho meses del año un 30% (el Poder Ejecutivo proyectaba 23% para todo 2019), mientras que en los últimos 12 meses alcanzó el 54,5%.

La inflación venía desacelerándose en los últimos meses: había marcado 2,2% en julio, la marca más baja del año.

Economistas de diferentes escuelas había estimado una inflación por encima del 4%, especialmente por los aumentos en alimentos y bebidas de la segunda quincena del mes.

Sin embargo desde consultoras privadas afirman que el número fue mayor.

Según señaló vía twitter el rector de la Universidad Metropolitana (UMET), Nicolás Trotta, la inflación de agosto trepó al 4,3%, por lo que la suba de precios acumulada desde diciembre ascendió al 30,5% y la interanual, a 55,1%. "La inflación de 2019 superará a la de 2018, que fue del 48%, y se convertirá en la más alta desde 1991", enfatizó el economista.

Para LCG, que dirige Guido Lorenzo, la cifra fue del 4,8%, y proyectan un piso de 6% para septiembre. "La depreciación del peso pegó no solo en los bienes transables, sino que también precautoriamente muchos rubros que no están relacionados con el comercio internacional decidieron elevar los precios. Actualmente, el dólar guía los precios y la sensación que se 'descontroló' es lo que produjo la suba desmesurada", afirmó Lorenzo.

 

Fuente:Ambito/Infobae