Más voces se suman a las críticas al nuevo protocolo de Patricia Bullrich y Mauricio Macri que habilita a los uniformados federales a la utilización extrema de armas de fuego.

Un comunicado de Amnistía Internacional indicó que “la Resolución 956/2018 que flexibiliza el contexto en el cual las fuerzas federales de seguridad pueden hacer uso de las armas de fuego para responder a un contexto de presunta inseguridad viola los derechos humanos. Es de carácter urgente su revisión”.

Y su directora, Mariela Bielski, sostuvo que “como sociedad debiéramos estar muy preocupados por este nuevo reglamento para las fuerzas de seguridad que viola compromisos internacionales de derechos humanos adquiridos por Argentina. Preocupa a Amnistía Internacional los efectos de la aplicación de esta Resolución. Es obligación del Ministerio de Seguridad explicar con máximo detalle qué implica su implementación. Conforme al derecho internacional, los Estados deben brindar todas las garantías constitucionales y de derechos humanos a sus ciudadanos. La protección de la vida de las personas es el paradigma que debe priorizarse”.

Algo similar afirmó el titular de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, que utilizó las redes sociales para manifestar su preocupación.

 

Pese a todo, la Ministra Patricia Bullrich aseguró que el protocolo cuenta con el aval total del Presidente. Pese al escándalo y la grieta interna en la alianza de Gobierno, el Ejecutivo parece estar determinado a avalar el gatillo fácil a como dé lugar.

Fuente: Enorsai,