Después de buscarlo varios días, un hombre encontró ayer a su hijo muerto por el frío extremo. El joven estaba en una obra en construcción y desde el viernes pasado que no aparecía. La principal hipótesis apunta a que podría haber muerto por hipotermia.

El trágico hecho ocurrió en Río Gallegos, Santa Cruz. La víctima fue identificada como Lucas Cárdenas, de 26 años. Conocido como "Luquitas", tenía problemas de adicción y había sido reportado como desaparecido después de que no se supiera nada de él durante varias horas el viernes pasado.

La policía local y la comunidad se movilizó para encontrarlo. En medio de un invierno extremo, la preocupación de los familiares aumentó cuando dos de los tres perros con los que había salido Luquitas volvieron solos a su casa y sus llamadas al celular no tenían respuesta. Sin embargo, fue su padre quien finalmente lo halló pasado el mediodía de ayer.

"Mi hermano tiene problemas de adicción, no se había ido nunca tantos días. Puede caer detenido o en el hospital, pero siempre volvía", había expresado su hermana, Gilda Cárdenas, sobre la situación de Lucas. La familia del joven y la comunidad de Río Gallegos, que no dejaron un rincón sin revisar, quedaron conmocionados tras el angustioso hallazgo.

La principal hipótesis apunta a que el joven podría haber muerto por hipotermia después de quedarse dormido en la obra -una casa en construcción del Barrio San Benito, donde solía moverse-, debido a las bajas temperaturas que castigan a toda la Patagonia. La Justicia ordenó una autopsia para determinar las causas exactas del fallecimiento.

Fuente: Diario con vos