Al menos 550 personas murieron durante la peregrinación a La Meca o 'hach', que este año volvió a desarrollarse con temperaturas elevadas, según informó la agencia AFP.

Al menos 323 de los fallecidos eran egipcios, la mayoría de ellos víctimas de enfermedades relacionadas con el calor, según contaron a la agencia francesa diplomáticos árabes que coordinan la respuesta de sus países. “Todos ellos [los egipcios] murieron a causa del calor”, excepto uno que sufrió heridas mortales durante un pequeño tumulto de gente, dice uno de ellos. Al menos 60 jordanos murieron, de acuerdo con la misma fuente, frente a los 41 de los que había informado Ammán.

El total de fallecidos en la morgue de Al-Muaisem, una de las más grandes de la ciudad saudí, es de 550.

El calor llegó a alcanzar temperaturas entre los 45 y los casi 50 grados, con altas tasas de humedad, según el Centro Nacional de Meteorología saudí. El lunes se registraron en la ciudad saudí de La Meca y en el valle de Mina temperaturas que oscilaban entre los 49 y los 51,8 grados.

El Ministerio de Salud saudí registró 2.764 casos de estrés por calor desde el viernes hasta el domingo, pero en ningún momento informó del fallecimiento de ninguna persona durante estas jornadas.

Durante esta semana de peregrinación y rituales bajo un sol abrasador en La Meca y el valle de Mina murieron también varias personas de Irán y Túnez, según recoge la agencia EFE.

La participación de casi dos millones de peregrinos llegados de todo el mundo conlleva también aglomeraciones multitudinarias que, en años anteriores, derivaron en estampidas en las que centenares de fieles perdieron la vida, como sucedió en 2006, cuando murieron 365 personas.

El año pasado, varios países informaron de la muerte de al menos 240 peregrinos, la mayoría indonesios.

El 'hach', uno de los cinco pilares del islam, es obligatorio al menos una vez en la vida para cada musulmán cuya salud y recursos se lo permitan.

Fuente: ElDiarioAR