Kelly Andrade pensó que sumaría una experiencia de vida valiosa al dejar su Colombia natal para trabajar como niñera de una familia en Staten Island, Nueva York, en el este de los Estados Unidos, pero lo que pasó en vez fue un episodio traumático en el que tuvo que escapar por la ventana de la casa donde vivía para escapar de su jefe, que la había estado filmando con una cámara oculta en su cuarto.

Andrade, de 25 años, denunció a su jefe, Michael Espósito, por "vigilancia ilegal" después de encontrar un pendrive con las grabaciones de una cámara de videoque estaba escondida en el detector de humo de su cuarto. La joven le dijo al sitio The York Post que el hombre intentó tirar abajo la puerta de su dormitorio mientras ella estaba adentro y por eso tuvo que escapar por la ventana de la casa.

Michael Esposito y su mujer, Danielle, tienen cuatro hijos. El empresario es dueño de tres locales de la franquicia de la parrilla LaRosa Grill y vive con su familia en una casa de US$ 800.000 ubicada en Tottenville, en el sur de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

A esa casa fue a parar Kelly a través de la compañía Cultural Care Au Pair, a quien la joven también denunció en la justicia de Nueva York por no haber chequeado los antecedentes del hombre.

En su denuncia presentada ante la Justicia federal en Brooklyn la colombiana aseguró que encontró a Esposito en su cuarto varias veces, siempre en la tarea de acomodar el detector de humo en el techo. A las tres semanas de trabajar con la familia la joven revisó el dispositivo sobre su cabeza y encontró lo que su jefe miraba con tanta dedicación: una cámara que ya había registrado y almacenado horas de video de sus movimientos.

Kelly precisó que en algunos de los videos se la podía ver desnuda o en el proceso de vestirse o sacarse la ropa. A los pocos minutos de que su cara apareciera en primer plano frente a la cámara su jefe llegó al hogar.

"Parecía muy nervioso y tenía aspecto de estar muy preocupado cuando llegó a la casa", recordó Kelly, que se hizo la dormida en un intento por evadir a Esposito. En vez, el hombre "golpeó la puerta" del cuarto con tal fuerza que la joven entró en "modo supervivencia" y decidió irse por la ventana aunque estaba en el primer piso de la casa.

Aún con la rodilla lastimada Kelly corrió por las calles de Tottenville hasta que se sintió "lo suficientemente segura" y recién entonces miró en su celular dónde estaba la comisaría más cercana. Ahí presentó su denuncia y la tarjeta de memoria que acababa de quitar de la cámara escondida en el detector de humo.

La Policía de Nueva York detuvo a Esposito el 24 de marzo pasado, pero recién esta semana Kelly se animó a hablar con medios locales. En el proceso de llevar al hombre ante la justicia la joven se quedó sin casa ni trabajo, y demandó a la compañía que la conectó con esa familia por no asistirla en ningún momento.

Según la defensa de Esposito, que ya fue liberado, el hombre había instalado cámaras de seguridad en ciertas partes de su casa pero no en los dormitorios.

Fuente: M1