A solo cuatro días de las elecciones en Boca, Juan Román Riquelme, que acompaña la fórmula de Jorge Amor Ameal y Mario Pergolini, sorprendió a más de uno hablando en Intrusos.

Sobre la consulta sobre si se le cerraron medios desde que anunció su decisión, respondió: “Es parte del juego. Cuando tomé esta decisión sabía que esto iba a pasar”.

Después, fue contundente sobre el presente futbolístico del xeneize: “Estos son los peores deportivos años de la historia de nuestro club. Hasta hace poco, en Copas Libertadores Boca estaba 6 a 2 arriba de River. Si Flamengo no lo daba vuelta en los últimos minutos, estaríamos 6 a 5 ahora”.

En cuanto a su incursión en la política del club, mencionó: “Hace meses estamos armando esto con otros compañeros. Battaglia, Delgado, Bermúdez. Me haría cargo de todo lo que es el fútbol con todos los muchachos, desde la primera hasta el fútbol femenino”.

Sin embargo, una de las cosas que más llamó la atención fue que contó que Mauricio Macri lo llamó por telefono para pedirle que por favor se reuniera con Daniel Angelici. Según el jugador, fue en los días cercanos a la semifinal de la Libertadores, cuando Boca enfrentó a River, tiempos en los que el país atravesaba sus momentos más difíciles. 

“Macri me llamó y lo atendí como cualquier ciudadano argentino. Me pidió que me juntara con Angelici y le dije que no. Entonces se reunieron su Daniel y mi Daniel (Bolotnicoff, agente del ex enganche). Ahí mi representante me preguntó de qué iba a hablar. Y le dije ‘hablá de churrascos, fideos, o plata, total la decisión ya la tenía tomada’”, reveló la conversación inédita con el presidente de la nación. “Yo tengo buena relación con él. Me manda mensajes, hablamos de mi hijo, de su hija”, agregó.