En ese marco, el magistrado que lucha incansablemente para desalojar de la Corte a los impresentables supremos que la conducen, se cargó al Chino y lo destruyó

Tweet de Juan Ramos Padilla