Sucedió este fin de semana en Denver, Estados Unidos. Desde las redes sociales de la aerolínea indicaron: “El vuelo UA328 de Denver a Honolulu experimentó una falla en el motor poco después de la salida. Regresó a salvo a Denver y fue recibido por tripulaciones de emergencia como precaución. No se han reportado heridos a bordo”.

La explosión provocó la caída de piezas de gran tamaño en los suburbios del norte de Denver. En Broomfield se pudo observar el anillo del motor del avión que cayó frente a la puerta de la casa de una familia,aterrorizando a todos los habitantes.

“Puedo decir honestamente que pensé que íbamos a morir en un momento dado, porque comenzamos a perder altura justo después de la explosión”, dijo el pasajero David Delucia, quien afirmó que en ese momento “Agarré la mano de mi esposa y le dije: ‘Terminamos'”.

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte envió un grupo de investigadores a Denver para investigar el accidente. John Cox, experto en seguridad de la aviación y piloto de aerolínea retirado, indicó a DenverPost que el avión parecía haber sufrido una falla incontenible y catastrófica del motor, algo extremadamente raro que ocurre cuando los discos giratorios que están ubicados dentro del motor sufren algún tipo de falla y rompen la carcasa blindada.

“Ese disco desequilibrado tiene mucha fuerza y ​​está girando a varios miles de rotaciones por minuto … y cuando tienes tanta fuerza centrífuga, tiene que ir a alguna parte”, afirmó.

Fuente: Radio Mitre