Durante la novena jornada del juicio que se sigue en su contra, Lautaro Teruel declaró ante el Tribunal y admitió los abusos cometidos contra una niña que se tramitan en una primera causa, y por el contrario, negó haber abusado de la joven que lo denunció en la segunda causa. De esta manera concluyó la etapa de testimonios, ya que las audiencias se reiniciarán el martes de la semana próxima y los alegatos serán el jueves 14.

Teruel, de 30 años, está siendo juzgado por dos causas acumuladas por delitos de abuso sexual. En la segunda se encuentran coimputados dos amigos suyos, Silvio Ezequiel Rodríguez y Gonzalo Isaac Farfán.

"Era una necesidad mía, interna de pedir las disculpas que tenga que pedir", sostuvo Teruel ante el Tribunal de Juicio presidido por la jueza Carolina Sanguedolce e integrado también por Gabriela González y Pablo Farah. Asistido por el abogado Juan Casabella Dávalos, Teruel solicitó declarar este jueves, pero rechazó responder preguntas.

“Reconocí los hechos desde el primer instante ante la fiscalía. Es lo que sale en los audios y lo que le reconocí a mis viejos y a la psicóloga, con todo el dolor del mundo”, manifestó respecto a la primera denuncia en su contra y por la que el fiscal Sergio Federico Obeid lo acusó de los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el daño en la salud de la víctima, en concurso ideal con corrupción de menores doblemente agravada por tratarse de menor de 13 años y por mediar engaño.

“Estoy arrepentido por lo que fui en ese momento. Sé quién soy ahora y quién no quiero ser el día de mañana. Mi intención siempre fue remediar algo que hice y estuvo mal”, expresó Teruel. Resaltó que desde hace dos años y medio se viene “haciendo cargo” porque es algo que le “pesa en la conciencia”.

En lo que respecta a la segunda denuncia realizada por una joven que lo acusa de haberla violado junto a sus dos amigos imputados, en enero o febrero de 2014, cuando ella tenía 19 años, Teruel dijo que “los hechos sucedieron como los relató Silvio Rodríguez”, que el viernes pasado negó que se haya cometido un abuso sexual contra esta denunciante. “Nunca fue mi intención abusarme ni de ella, ni abusarme de su estado. Nunca la juzgué por lo que hicimos, nunca la vi mal. Nunca tuve una percepción mala de lo que sucedió (...). Quiero aclarar que con (la denunciante) jamás tuvimos nada, fue solamente ese hecho (…), ni antes ni después de ese hecho nunca tuvimos onda, más que lo que sucedió, que fue casual, que fue en consentimiento”, sostuvo el principal acusado.

Teruel relató como asumió que la joven consintió el acto sexual, aunque ella asegura que no fue así. "Asumo que me tiré un lance para entrar a la pieza pero yo toqué la puerta, y pedí permiso para entrar, y ellos, los dos aceptaron", sostuvo el acusado.

"Tanto yo como Silvio hubiésemos sido incapaces de hacer algo así y me pareció muy extraño, me sorprendió que ella haya hecho ese descargo", expresó. Dijo que se asombraba sobre todo porque "el hecho sucedió en la madrugada", y luego "ese mismo día" en la tarde la joven estuvo en la pileta de su casa compartiendo con amistades en común. "Pasaron unos meses, ella me pidió el número de Silvio y yo se lo di", aseguró.

Además, Teruel refirió que tiempo después estuvo en el cumpleaños de la joven, "ella me agradeció, me abrazó y me dijo que disfrute de la fiesta. Entonces después cuando hace el descargo (en facebook) me sentí muy sorprendido, nunca me imaginé que ella había tomado las cosas de esa manera. Intentamos hablar entre todos, porque creo que la intención de ella fue hablar con nosotros y la intención nuestra fue hablar con ella, no se dio esa charla y se terminó armando todo esto", declaró.

Fuente: Página/12