Muchos tenemos mascotas en casa, que son nuestra fiel compañía, o más que eso, a veces llegan a ser un miembro más de la familia, como si fuese un hijo o hija. Gatos y perros son las mascotas más comunes que tienen las personas en sus hogares, pero qué pasaría si uno de ellos tuviera su origen en otro mundo, o están conectados con razas alienígenas.

Es cierto que los gatos son una de las especies de animales preferidos por las personas, por ser limpios, compañeros y con interesantes enigmas detrás. Existen varias teorías que señalan que los felinos son una especie alienígena que se encuentra en el planeta para espiar al ser humano.

El primer registro de la existencia de los gatos sucede en el Antiguo Egipto, antes no hay evidencia que demuestre que vivían felinos de dichas características específicas en la Tierra. Varias veces hablamos en Crónica, sobre los grandes misterios que encierra la civilización Egipcia que existió en el 3200 a.c hasta el siglo 31 a.c.

El principal misterio abarca la construcción de las pirámides de Giza, ya que muchas personas al no existir respuesta absoluta y tampoco que se pueda replicar con la ciencia, creen que fueron creadas por una civilización alienígena. Para continuar teniendo contacto con la raza humana y así seguir adquiriendo conocimiento sobre los humanos, los extraterrestres decidieron dejar a los gatos como sus representantes, según plantea una teoría que busca explicar el comienzo de la aparición de este tipo de felinos.

Empero, la hipótesis además añade que es por esta razón que algunos dioses de Egipto poseen cabeza de gato, como es el caso de Bastet, la diosa gato que representa la protección, el amor y la armonía.

Además, la historia muestra que los egipcios veneraban a los gatos, es más, si un gato llegaba a morir, recibía un entierro digno como si se tratara de un faraón. Por otra parte, los ciudadanos tenían prohibido matar a un felino, ya que se lo llegaba a hacer debía enfrentarse a la pena de muerte.

Los escépticos a la teoría de que se trata de razas alienígenas que nos espían, entre ellos un grupo de historiadores, mencionaron que exportar gatos en el Antiguo Egipto estaba prohibido y esta sería la razón por la cual no existen registros de esta especie en otras civilizaciones. Además, mencionaron que los egipcios fueron quienes lograron domesticar a la especie felina para que no sea tan salvaje como en sus comienzos.

Otra de las características que llama la atención sobre la especie, es que hasta el momento la ciencia no tiene una respuesta cierta sobre cómo se produce el ronroneo de los felinos. En el caso de la teoría de que los gatos son enviados por una raza alienígena, se cree que los ronroneos son una forma de comunicación que existe entre el felino y seres extraterrestres que los dejaron aquí con supuestos motivos determinados. Aunque muchos veterinarios sí consideran el ronroneo como una forma de comunicarse, no es del todo cierto que la ciencia desconozca su origen.

Es que se demostró gracias a los avances tecnológicos, que aunque no exista un órgano especial en los felinos para poder reproducir el peculiar sonido que es inimitable por otros animales, se conoce que existe un oscilador neuronal rítmico y repetitivo que envían mensajes a los músculos de la laringe para hacer que vibren entre 25 y 150 veces por segundo.

Gracias al mensaje único en su músculo, los gatos logran ronronear. El ser humano pueden percibir y escuchar el ronroneo del felino por las vibraciones graves. Otra razón por la que se cree que pueden llegar a ser enviados por seres extraterrestres, es el rasgo de su rostro.

A pesar de que no existen pruebas certeras de cómo son los rasgos de los alienígenas, los clásicos rostros utilizados en las películas de Hollywood son con una simetría similar a la de los gatos. A pesar de esto, no existe prueba suficiente que pueda demostrar que los gatos son enviados por otras razas no humanas, pero tampoco alguna prueba que lo desmienta.

En este plano, otra vez existen creencias opuestas. Según indica la ciencia, los gatos logran caer siempre parados por la forma en la que logran mover su cuerpo debido a la gran agilidad que poseen. Pese a esta teoría, un gran grupo de personas afirman que las leyes de la física no aplican en los gatos, y por eso siempre caen de pie, debido a sus propiedades "antigravitacionales".

Estas no son todas las características que posee un gato por la que varias personas creen que son enviados especiales. Los gatos son animales que poseen una visión nocturna muy avanzada, razón por la que son grandes cazadores. Y a pesar de que su visión se optimiza por la noche, es decir a baja luz, su visión en pleno día no es mucho más avanzada que la del ser humano, al menos no en lo que es el nivel del detalle y color.

La famosa frase, ya popularizada, sobre que "los gatos tienen siete vidas", es otra características tomada por quienes consideran que estos felinos no son solo animales comunes y corrientes, sino que tienen un objetivo en el planeta Tierra y la misión la están cumpliendo...

Muchas son las anécdotas que cuentan las personas que poseen gatos o no, pero que alguna vez vieron como un felino pasó por un accidente que terminaría con su vida, pero de todas formas allí está, continúa "vivito y coleando" como si nada hubiese pasado y no existe explicación alguna a lo sucedido. ¿Cómo un gato que cae de un quinto piso puede seguir vivo y sin ningún tipo de lesión? ¿Tan fuerte y resistente son sus patas como su cuerpo para no sentir el impacto?

Más allá de las habilidades en todas las razas felinas, existe una especie, Sphynx, que es sin pelo y son los que más se aproximan físicamente a los clásicos alienígenas grises, o al menos eso dicen algunos creyentes de la teoría de que los gatos son alienígenas o seres que conectan con ellos. ¿La gatos serán extraterrestres que viven camuflados entre nosotros?

Fuente: Crónica