Un móvil de la Policía Bonaerense fue desvalijado cuando los oficiales que circulaban en el vehículo se encontraban dentro de un domicilio para verificar la muerte de una mujer. El hecho sucedió el domingo pasado en la localidad de Berazategui y aún los culpables no fueron identificados. 

El patrullero había quedado estacionado y cerrado en un barrio ubicado en el cruce de las calles 156 y 5 de ese partido del sur del conurbano. Al regresar del operativo, los oficiales encontraron que el auto había sido desmantelado.

Los delincuentes se llevaron la butaca de asientos traseros, un chaleco antibalas marca Armoring  y un bolso con varias tarjetas, credencial policial, registro de conductor, la cédula verde de un rodado y 3.500 pesos de uno de los damnificados. 

Si bien el hecho se conoció este viernes, aunque le ocurrió el domingo pasado a un móvil de la comisaría 1ra de Berazategui que se trasladaba con dos efectivos para corroborar la muerte, aparentemente de manera natural, de una mujer de 45 años en uno de los edificios.

La causa, por la que aún no había ningún detenido, fue caratulada como “robo y daño”, y quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Berazategui. También se le dio intervención a la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense para las actuaciones administrativa correspondientes.