El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que "el rol de los bancos públicos de desarrollo será fundamental en la reorientación de las finanzas globales hacia la economía sustentable". El funcionario participó en el encuentro "Finanzas para el desarrollo sostenible: una nueva arquitectura económica internacional", organizado por el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo (Alide), en el que se debatió el rol de las finanzas en la pospandemia.

El ministro destacó la importancia de contar con una arquitectura financiera internacional para el desarrollo sustentable que brinde condiciones de financiamiento apropiadas para financiar los proyectos que les permiten a los países alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible. En ese sentido, abogó para que los países que están agobiados por cargas de deudas insostenibles cuenten con las condiciones para poder reestructurar esas deudas y así darles espacio a los Estados para políticas públicas en pos del desarrollo".

Asimismo, el ministro señaló que Argentina ha estado construyendo dentro del seno del multilateralismo, junto a otros países, "condiciones para una mejor arquitectura tributaria internacional, que es la base del financiamiento de los Estados-Nación". En esta línea, Guzmán resaltó la llamada 'solución global' para abordar la elusión impositiva por parte de las corporaciones multinacionales, que se beneficiaron de las innovaciones, investigaciones y desarrollos financiados por el Estado.

Sin embargo, aclaró que "hay un camino muy importante por seguir y esto se va a discutir en 2022, buscando que esta solución global se constituya sobre la base de detalles que impliquen una mejora de la recaudación, no solamente para los países desarrollados, sino para los países que están en un estado menos avanzado del desarrollo".
 

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas se refirió al crecimiento económico del país que finalizará el 2021 habiendo recuperado todo el terreno perdido por la pandemia y a la necesidad de revalorizar a la industria como “un actor central en lo que hace al desarrollo productivo y al progreso social de las naciones”.  El ministro afirmó que la banca de desarrollo tiene papel central en lo que se viene y que “pensar herramientas para financiar esta nueva etapa de recuperación pospandemia es un desafío central”.

El presidente de BICE, José Ignacio de Mendiguren se expresó respecto de las finanzas mundiales actuales y señaló: “Luego de la crisis de Lehman Brothers y la pandemia quedó en evidencia un casino financiero que está abierto 24 horas y tiene un 90% de sus operaciones destinadas al beneficio de unos pocos”.  “Nuestros países poco pueden hacer para influir en ese casino mundial, pero donde sí debemos estar es en los procesos productivos y en la generación de riquezas”, agregó. 

 

Resaltó que “la Argentina que hoy crece al 10% no mira el riesgo país, que es un índice de quienes buscan especular”, y que las políticas públicas que se implementaron en la pandemia lograron que hoy se esté recuperando con fuerza la economía real, la producción y la generación de empleo genuino. “Lo que estamos analizando en esta y otras cumbres internacionales ha demostrado su eficacia en nuestro país, por eso debemos seguir insistiendo y financiar más la integración productiva regional”, indicó.

A su turno, el presidente de Banco Provincia y Grupo Provincia, Juan Cuattromo, recalcó: “La economía se está recuperando fuertemente, es momento de discutir cómo apalancar ese desarrollo, darle salida exportadora, cuidando el mercado interno e incorporando la agenda ambiental y de equidad de género”. El vicejefe de Gabinete de la Nación, Jorge Neme, por otro lado, sostuvo: “La posibilidad del desarrollo está ligada a la tarea de agregar valor y Argentina cuenta con los recursos y con una industria transformadora para hacerlo”. En ese marco enfatizó el rol de los bancos de desarrollo “que tienen un conjunto de instrumentos que juegan un rol fundamental para dar el salto de calidad hacia la construcción de una sociedad más justa y ambientalmente sustentable”.