Este miércoles, un grupo de militares del Ejército de Bolivia se acuartelaron primero y luego se movilizaron hasta la plaza Murillo, frente a la sede del Gobierno. Tiraron gases lacrimógenos y se negaron a negociar con los ministros del presidente Luis Arce que salieron a dialogar. Tras horas de mucha tensión, un tanque militar rompió la puerta principal y logró abrirla. Pese a los esfuerzos de la Policía Militar, el general Juan José Zuñiga, a la cabeza de la intento de golpe de Estado, logró entrar. Minutos de máxima tensión en el país vecino. El minuto a minuto de un nuevo intento por romper el orden constitucional, tras el golpe de 2019.